Hablando de nata y de lácteos frescos

Cuando la nata tiene un rol protagonista -como por ejemplo en la pannacotta, pero también en unas sencillas fresas con nata montada- su calidad es fundamental.

Pequeña digresión lácteo-pasteuricil


En los lácteos hay en España, desafortunadamente, una preponderancia absoluta de productos UHT (uperizados) que son, para mi, lo anti-calidad. Son productos muertos mataos, sin nada vivo, y en el caso de la leche son probablemente responsables de mucha intolerancia. Resumiendo mucho, llevan todo lo que nos hace daño de la leche (la lactasa) y nada de lo que nos hace bien (los microorganismos que nos ayudan a digerir la lactasa).

Así que para mi ante todo es básico que un lácteo fresco sea eso, fresco. Pasteurizado, que no crudo: acceder a leche cruda me parece una cuestión de segundo curso y que de momento ni se puede plantear. Pero pasteurizado sí se puede. En casi todos los supermercados hay leche fresca (pasteurizada): no son todas iguales, y yo tengo mis preferencias, pero todas son mejores, sólo por el hecho de ser pasteurizadas, que cualquier UHT. Menos procesadas, menos modificadas, y mejores para nuestro cuerpo.

¿Nata fresca?


Lo dicho para la leche vale también para la nata. En España toda la nata que encontramos en los supermercados es UHT. No os dejéis engañar por el hecho de que está en la nevera: es UHT. Hay pocas excepciones -la única nata fresca (y además cruda) que conozco es una gallega de Campo Capela, y no es fácil de encontrar (aunque tienen tienda online).

En otros países la nata fresca pasteurizada se encuentra. Es más cara, por supuesto, pero la diferencia de sabor merece ampliamente el precio. Yo tengo constancia de Portugal e Italia, los dos países adonde voy más a menudo, pero estoy bastante segura de que hay productos parecidos en Francia, Gran Bretaña, Alemania…

En Italia la nata fresca suele ser de la productora de leche local (hay marcas nacionales y luego empresas -normalmente cooperativas- a nivel regional que suelen ser más frescas), como por ejemplo esta de la Centrale del Latte de Roma.

En Portugal la que he visto en todos los supermercados es de Nestlé, e irónicamente se llama Longa Vida. Cuando salió al mercado, pasteurizada, era la alternativa de larga duración a la nata fresca cruda. Luego llegaron las natas UHT y ahora la Longa Vida es la de caducidad más corta, pero el nombre se quedó.

Traer nata fresca de Italia es más complicado, pero si vivís cerca de Portugal traer a casa un sobre de nata Longa Vida puede ser una buena idea. La pannacotta ya os sabrá a otra cosa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s