Insalata di fagioli e cipolla – una receta, para variar

Este tiene que ser el verano más raro, climáticamente hablando, de mi vida. Aún sin contar con la primera mitad de julio, que aquí en Negreira fue espantosa, esto de estar de día con calor moderado (pero suficiente para bañarse y disfrutar de la playa) y de noche con frío (¡estoy durmiendo con edredón!), levantarse por la mañana y ver los campos cubiertos de niebla… qué voy a decir, después de 13 años de veranos sevillanos, mola mucho.

Las comidas de verano y playa me llevan siempre de vueltas a las vacaciones en la Isola d’Elba, o en Puglia con mis tías. Comidas con muchos primos, turnos de cocina y de fregar platos, y el menú acababa girando alrededor de 5-6 platos fríos, cómodos de hacer en cantidad y por adelantado.

Esta ensalada de alubias se comía más bien en mi casa, y es uno de esos platos para los que tengo un segundo y un tercer estómago.

receta, legumbres, cocina italiana, cocina toscana

Insalata di fagioli e cipolle (Ensalada de alubias blancas y cebollas)

medidas a ojo, y al gusto:

alubias blancas secas (en Italia serían variedad Cannellini)
cebolla blanca del país (se puede usar la morada, pero en este caso me gusta que llegue a picar un poco)
aceite de oliva virgen extra bueno
vinagre de vino tinto
sal, pimienta negra

Después de haber dejado en remojo las alubias, cocerlas en abundante agua, con una cebolla cortada en cuartos (ésta luego se tirará). Hacia el final de la cocción (o sea cuando la alubia aún está muy entera, pero no cruda-cruda) añadir un poco de sal. Importante, dejarlas cocer a fuego muy bajo, para que no se rompan y se cuezan de manera uniforme.
Mientras se cuecen las alubias, cortar una hermosa cebolla del país en rodajas finas. Llamo “del país” a esas cebollas blancas-doradas un poco chatas, que me parecen más ricas que las redondas medio podridas de los supermercados. La cebolla se deja luego en agua fría, con un poco de sal y de vinagre. De esta forma pierde algo de picor, y se queda crujiente y fresca.
Cuando las alubias estén al punto que te gusta escurrirlas, ponerlas en el plato de servicio y aliñarlas en caliente, con abundante aceite y vinagre (más sal al gusto). Para mi necesitan mucho vinagre. Cuando estén ya templadas o frías, añadir la cebolla (escurrida), mezclar bien y poner a reposar en el frigorífico para que vaya cogiendo sabor.
Con al lado una ensalada de tomates, o una verde, o unas verduras salteadas, para mi es la comida del verano.

(Ya está la nueva newsletter de Panepanna! En cuanto sepa cómo poner aquí el botón para apuntarse lo pongo. Mañana publcio las fechas!)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s