Ajoblanco – una sopa fría que ya está de temporada

Tengo ganas de gazpacho, pero los tomates aún están con poco sabor así que me contento con un Ajoblanco, cuyos ingredientes siempre están en temporada.

Ajoblanco

Hasta hace poco estaba convencida de que el ajoblanco era siempre y sólo malagueño, pero varios alumnos de otras zonas de Andalucía (de momento Córdoba y Almería) lo han reivindicado como propio de su zona, y he descubierto que todos tienen razón. Podría decirse que el ajoblanco es propio de Andalucía oriental, mientras que gazpacho y salmorejo (en todas sus variantes, con o sin pan, más líquidos o más densos) parecen ser más de la zona occidental, con Córdoba como eje común.

Yo suelo hacerlo denso ma non troppo – de consistencia, digamos, como la nata líquida. Hay quien lo hace más líquido, y quien lo come casi con tenedor. Me encanta con uvas blancas dulces, pero si no hay en la frutería me encanta con melón dulce, con fresas, o con pasas. No implica cocción, en la Thermomix (o cualquier otra batidora) se hace en un pispás y aguanta bien en el frigorífico. Junto con tabouleh, vichyssoise, pasta fredda y una sopa de pepino y yogur estará en el taller del 9 de junio, Entrantes para la nevera.

AJOBLANCO

  • 250 g de almendras marconas crudas, enteras
  • 750 ml de agua fría
  • 100 g de pan, tipo bollo, puede ser de víspera, remojado en agua
  • 1-2 dientes de ajo
  • 1 cucharadita de sal fina
  • 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 3 cucharadas (o más) de vinagre de Jerez
  • uvas blancas Moscatel, melón, fresas, o psas para acompañar

En el vaso de una batidora, triturar las almendras hasta que estén lo más finas posible. Añadir unas cucharadas de agua fría, lo suficiente para que con las almendras forme una masilla densa.

Añadir el pan, un poco escurrido, el ajo y el sal. Triturar hasta que esté bien homogéneo.

Añadir el aceite de oliva y el resto del agua fría poco a poco, hasta llegar a la consistencia deseada.

Pasar a un bol (o a un contenedor que vaya al frigorífico) y aliñar con vinagre y sal al gusto. A mi me gusta que se note el toque de vinagre, en contraste con el dulce de la almendra y el picante del ajo.

Dejar descansar en el frigorífico un par de horas como mínimo. Servir en cuencos acompañado de fruta.

Anuncios

6 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Sole dice:

    nunca la probé y hace rato que vengo viéndola por distintos blogs… ¿será hora? jeje

    1. annalibera dice:

      Será que sí :)

  2. Angeles dice:

    Buenas..
    La versión con salado tb es espectacular..

    Te digo algunas posibilidades, con tu permiso :)

    Como entrante:
    La versión más espesa con taquitos de jamón, sustituyendo a la mayonesa o salsa rosa en ensaladas de marisco y/o similares

    En el planto principal:
    – con judías verdes, patatas cocidas y huevo cocido
    – salmonetes fritos con ajoblanco.

    1. annalibera dice:

      Eso de los salmonetes se me ha quedado en la cabeza desde que me lo comentaste el otro día en el taller de cocina india… habrá que hacer algo!

  3. Olga dice:

    El salmorejo espeso, como una mayonesa (pero no triturado muy fino, sino con una textura granulada) también acompaña fenomenal a unos filetes de lomo a la sal. Corroboro el comentario de Ángeles: con salmonetes fritos (o con cualquier pescado frito) está espectacular, así como con judías verdes cocidas.

    1. annalibera dice:

      Apuntado también el ajoblanco con lomo a la sal! Gracias Olga :)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s